Saltar al contenido
COLECCIONISTAS DE MONEDAS

Cómo limpiar Monedas Antiguas

¿Sabías que limpiar tus monedas antiguas puede tener consecuencias graves de cara a su valor? Te lo contamos todo acerca de la decisión de limpiar las monedas de tu colección.

No hay coleccionista de monedas que quiera piezas en las que pueda notarse el mínimo rastro de limpiado. A los coleccionistas les encanta la decoloración propia del tiempo, el estado natural que se produce con el paso de los años. Muchas personas caen en el error de tratar de dotarle a las monedas antiguas de una apariencia nueva y brillante.

Las pátinas verdes o marrones son indicativas del paso del tiempo. Los reflejos irisados que se producen en algunas de ellas hacen que suba de valor y a ningún coleccionista se le ocurriría eliminarlos. Esas tonalidades marrones, azuladas o doradas son el testigo de la antiguedad de la moneda.

Obviamente, cuando la moneda es nueva, debemos tratar de que no pierda ese brillo original y conservarla correctamente para que esas características no se pierdan. El metal es caprichoso, y una vez una moneda circula -aunque sea por poco tiempo- pierde ese brillo interno del metal, y limpiarla no hará que vuelva. Sino todo lo contrario…

Limpieza de monedas antiguas… ¿es buena idea?

En realidad, lo primero que hay que tener claro es que, desde el punto de vista numismático, en la mayoría de ocasiones es un error limpiar las monedas antiguas.

Este tipo de limpieza puede obedecer a necesidades de estudio o arqueológico, pero hay que tener claro que la valoración económica cambiará casi con toda seguridad a peor. Si estás dispuesto a asumir esta consecuencia, te puede interesar proceder con la limpieza.

limpiar monedas

¿Cuando limpiar las monedas?

Muchos coleccionistas de monedas no compran una moneda con signos evidentes de haber sufrido una limpieza.

Es recomendable limpiarlas si se dan estas dos circunstancias:

  • Cuando la suciedad se acumula por el efecto del tiempo y la circulación
  • Si hay manchas
  • Si son de plata y están oxidándose
  • La suciedad de la piezas es consecuencia de haberlas manipulado sin guantes. (Ver medidas de conservación al final del artículo).
  • Dichas impurezas no están adheridas con fuerza a la superficie de la moneda.

¿Deber limpiarse un moneda si tiene pátina?

La respuesta es no. La pátina es muy importante, ya que para muchos compradores es sinónimo de antigüedad. Si lo haces y la dañas o eliminas es bastante probable que tu moneda antigua baje bastante de precio de cara para los coleccionistas.

Como limpiar monedas antiguas sin dañarlas

De cara a minimizar la pérdida de la valor de la moneda usaremos simplemente:

  • Jabón Neutro: no es necesario comprar ningún tipo de jabón neutro especial. Siempre que posea ph neutro servirá.
  • Agua destilada templada: Nunca se debe usar agua caliente, ya que puede dañar la moneda al poseer más capacidad desincrustante. Por otro lado el agua fría no limpiará lo suficiente.
  • Toalla suave: Debe evitarse siempre algodón.

Limpieza paso a paso de monedas antiguas

Si es la primera vez que lo hacemos debemos empezar con monedas de poco valor, a fin de ir adquiriendo experiencia.

  1. En primer lugar pondremos la moneda bajo un chorro de agua templada para que se desprenda la suciedad superficial  -polvo, tierra, etc.
  2. Seguidamente aplicaremos con la mayor suavidad posible con los dedos una pizca de jabón neutro por ambas caras.
  3. Mantenlas en remojo durante media hora. Este tiempo debería ser suficiente para despegar la suciedad adherida.
  4. En último lugar procedemos a aclarar con agua destilada templada y secamos la moneda la toalla.
conservar monedas

Consideraciones importantes a la hora de limpiar monedas

  • No debe usarse ningún tipo de cepillo por suave que sea. La única excepción es un cepillo de fibra de vidrio si queremos quitarle la tierra a monedas recién desenterradas. Cuidado: si se trata de monedas con pátina, sea verde o negra, no hay que tocarlas; la podemos dañar irremediablemente.
  • Si tras la limpieza seguimos viendo manchas que no sean de óxido podemos usar una goma de borrar suave para eliminarla.
  • Jamás usaremos productos químicos líquidos o en polvo. Tampoco algodón.
  • Se puede usar aceite de oliva para limpiar las monedas de cobre y de bronce. Posteriormente las dejamos secar para sacarles brillo.

Problemas de conservación más habituales según el metal

En primer lugar debemos saber de qué metal o metales están presentes en nuestra moneda, teniendo en cuenta que lo habitual es que sean aleaciones de dos elementos.

Monedas de Oro

No presentan grandes problemas dado que el oro es un metal muy blando. Aunque algunas personas creen recomendable proteger estas monedas de oro con una capa fina acrílica a fin de evitar rayas o golpes. En realidad tan solo es necesario conservarlas correctaente.

Monedas de Plata

Si se puede hablar de un enemigo de las monedas de plata éste es el sulfuro de plata que aparece en su superficie más de lo que nos gustaría. Conocido como empañado es una capa de tonos amarillentos que apaga el brillo del metal. Si lo dejamos actuar puede llegar a formar una capa oscura y destructiva.

En el caso de monedas recuperadas de la tierra debemos tener cuidado con los cloruros de plata, fácilmente visibles por tus tonos blanco-tierra y los restos de oxidación de color negruzco. Ambos elementos son extremadamente peligrosos para la integridad de la moneda.

El hecho de que la aleación usada con la plata incluya al cobre ocasiona efectos corrosivos peligrosos y de difícil solución, como los cloruros de cobre. Depósitos de tonos verdosos que atacan con de manera muy agresiva sobretodo  a las monedas recuperadas en excavaciones arqueológicas.

Limpieza de moneda antiguas de plata

Podemos eliminar el óxido de esta monedas con una solución de agua y bicarbonato. Es importante no pasarse con el tiempo de limpieza, ya que podemos sacarle demasiado brillo. Ese brillo no natural es sinónimo de pérdida de valor.

Monedas de Cobre

Esta tendencia natural del cobre a oxidarse provoca fenómenos de corrosión con bastante asiduidad.

Todos sabemos que una moneda de metales nobles, oro o plata, presenta su color habitual. Sin embargo una moneda de aleación que cuente con una importante cantidad de cobre desarrolla siempre una serie de pátinas.

Este tipo de monedas nunca debe mostrar su color metálico si se trata de un ejemplar antiguo y menos aun, si su origen es arqueológico. Por el contrario, debe lucir el color de su pátina de óxido de cobre, usualmente de tonos verdes, y distribuida uniformemente por la superficie.

En caso de que muestre su color metálico es probable que haya sido limpiada de forma agresiva, y por tanto, perdido su valor numismático. Es importante dejar esta capa de óxido natural, ya que si la eliminamos dejamos a la moneda desprovista de protección contra peores oxidaciones.

Conservación de la colección de monedas

A continuación una serie de buenas prácticas para conservar de forma pasiva nuestra colección de monedas:

  • Mucho cuidado con sustancias o productos que le puedan ocasionar oxidación, deformación, etc.
  • La colección ha de guardase en un lugar sin cambios bruscos de temperatura y humedad.
  • Mientras que las monedas de oro no necesitan apenas cuidados, el resto -plata, bronce, cobre o hierro- son extraordinariamente sensibles a las condiciones ambientales.
  • Como norma general no deben limpiarse.
  • Jamás usar abrillantadores o derivados.
  • Revisión periódica de la colección para detectar de forma temprana y preventiva cualquier tipo de problema.

Otros artículos que te pueden interesar:

5/5 (2 Reviews)

error: Contenido protegido!